Administración del tiempo ¿Sentís que se diluyen las horas?

Administración del tiempo ¿Sentís que se diluyen las horas?

Uy! se me complicó!

No tengo tiempo!

Cómo se me pasó la semana!

 

Conversando con algunas personas, surgió un tema…que seguramente vos también escuchaste y hasta dijiste!

«Siempre lo urgente reemplaza lo importante»

En esta frase podemos descubrir cuestiones cruciales. Cuando digo siempre estoy haciendo un juicio generalizado, también estoy decretando que es algo que sucede ajeno a mis posibilidades.

¿Existirá alguna fuerza maligna que controla tu vida?

Tomá consciencia que cada uno de nosotros debe ser responsable protagonista, y para eso debemos tomar decisiones.

¿Y entonces…qué hacemos?

Te cuento mi punto de vista, en la mayoría de los casos, no sabemos manejar adecuadamente el tiempo, no solo es cuestión de organización, porque también conozco  mucha gente especialista en hacer grandes planificaciones que luego… no les alcanza el tiempo para concretar!!

El adecuado manejo de los tiempos requiere ir mas allá de una planificación, requiere que conozcamos nuestros mecanismos mentales, descubrir cuáles son nuestras creencias limitantes…

El adecuado manejo de tu tiempo, implica tomar adecuadas decisiones.  Y para esto es fundamental establecer prioridades. Considerando algunos comportamientos, es posible encontrar a los apurados y a los lentos. Dos extremos del mismo mal, un manejo inadecuado del tiempo.

Los apurados  viven a mil kilómetros por hora tratando de ganarle la carrera al reloj y así poder tachar todo lo que tienen anotado en la agenda.  Se inventan ocupaciones porque lo que les sucede realmente es que no pueden disfrutar del relax,  o generar un espacio para repensar y reflexionar sobre el sentido de sus vidas. Les aterran los espacios vacíos de actividades y mantener relaciones personales cercanas.

Las personas hiperactivas,  consideran que toda actividad no productiva carece de valor, porque son ambiciosos y necesitan conseguir resultados.  Todo lo que tiene que hacer es urgente no puede esperar, es impaciente, perfeccionista. Su cuerpo también refleja esos procesos mentales sus movimientos y su andar son rápidos y hasta su metabolismo es acelerado.

Algunos puntos observables de esta clase de comportamientos:

  • Asumen más responsabilidades de las que le competen.
  • Se sobrecargan de trabajo y de obligaciones.
  • Quieren estar ocupados todo el tiempo.
  • Hablan rápido.
  • Prestan poca atención a lo que dicen los demás, suelen interrumpir las conversaciones para dar su opinión.
  • En las interacciones que tienen, solo les interesan aquellas en las que pueden intervenir, sino pierden interés
  • Siempre piensan en lo que van a hacer después.
  • No se permiten sentir cansancio, alargan la jornada laboral varias horas, se llevan trabajo a casa.
  • Son competitivas y toda actividad representa un desafío.
  • Se anticipan a los acontecimientos y tratan de prevenir todos los posibles contratiempos.
  • Se alteran fácilmente, principalmente con las personas que  no se apuran, son intolerantes, impacientes y muy exigentes.
  • Permanentemente se quejan de la falta de tiempo

¿Te sentiste identificado en todos o en alguno de los puntos?

¿Existe una solución?

Si es posible revertir este modo de hacer descontrolado, abandonar ese comportamiento  automático  y tomar conciencia de la forma en que elegimos comportarnos y asumiendo responsabilidad por el sentido de nuestra vida

Porque todo no puede resultarte importante o urgente. 

¿En este momento de tu vida a qué querrías darle prioridad?

Algunas ideas:

  • Apagar el celular en las horas de descanso
  • Aprender a disfrutar el tiempo libre.
  • Haciendo meditación
  • Dejar de vivir en una competencia permanente con los otros

info@creativaconsulting.com.ar

Te dejo un afectuoso saludo!

Lic. Sonia Grotz

error: Estos contenidos están protegidos
×

Powered by WhatsApp Chat

× ¿Cómo puedo ayudarte?